lunes, 12 de mayo de 2014

20 meses

Cómo van pasando los meses, los años..hace 20 meses que mi precioso nene nació.
No puede ser¡¡¡¡ Ya casi ni le recuerdo pequeñín, pues parece muy lejano, y a la vez, sólo han pasado 20 meses desde que nació..

Es un terremoto, todo lo contrario a Ada..tan tranquila, tan lista, tan cariñosa, tan atenta de su hermano, compartiendo, cuidando, ayudando..
Odei es..igual es más fácil contar lo que hace para conocerle un poco más..
 - Trabajo desde casa, a los pies de la cama, para controlarles cuando duermen. Por lo tanto a los pies de la cama está mi "despacho": mi portatil, mis cuadernos, mis bolis.. Ya ha pasado varias veces de entrar en el dormitorio y encontrármelo con un boli en la mano. Al verme entrar dar un salto, y partirse de risa, una risa nerviosa, al tiempo que a toda velocidad me hace un gran rayajo en mi cuaderno, lanza el boli, y a carcajada se esconde detrás de la cama¡¡¡oh¡¡¡¿por que??¡¡¡¡
 - Repite la misma secuencia con: botella de agua y sillón. O bol de cereales y todo el suelo del salón.

 La verdad es que es culpa mía..lo sé. Porque cuando hace esto, me río, y le persigo por la casa, llamándole gamberro y levantándole por los aires. Y claro, se ríe más.

Y es que la disciplina positiva sirve para "reforzar" conductas adecuadas, y no "gamberradas" de mi pequeñín.
Pero me encanta la risa de malote, la mirada de "me pilló¡¡¡ debo huir¡¡¡"..¡qué le voy a hacer!

Ahora no tiene sentido regañarle. Bueno ni ahora ni nunca, educar no tiene nada que ver con regañar, ni castigar, esas son prácticas a erradicar.

Post dedicado a Cristina.

0 comentarios:

 
Diseño © BlogDesign.es